publicado por: Tío Jander. Etiquetas: documentacion

Cuantas veces revivimos un buena charla y mejor compañía los lances que, con buen término o sin él hemos tenido la fortuna de disfrutar. La memoria siempre nos resulta más viva cuando la acompañamos de una buena foto. El recuerdo, más rico que el propio trofeo y que con el paso de los años vale más que el propio lance.

Muchos cazadores con arco, cazan con arco casi con el exclusivo fin de plasmar en una foto y poderla ofrecer a conocidos y extraños en la prensa especializada o en los mismos foros. Otros prefieren empapelar su casa con estos íntimos recuerdos y mostrarlos a su círculo más personal. También hay quienes nos prodigamos algo menos en los magazines y los foros, prefiriendo un disfrute más personal. Todas las posturas son igualmente respetables en este difícil arte nuestro de la caza con arco.

¿Pero que solemos hacer después del tan ansiado lance? Las más de las veces improvisamos las posturas, los fondos, el atrezo. Solo algunos saben de lo importante de planificar este importante momento. Veamos algunas cuantas ideas.

· Procura que en el fondo de fotografía no aparezcan elementos industriales, vehículos, edificios, vallas, etc.

· Aun tratándose de un animal no muy grande, sostenerlo de las patas o la cabeza no es muy elegante.

· No dudes en utilizar los faros del coche para iluminar la escena si el entorno es muy oscuro. En cualquier caso si hay luz del día, es conveniente que el sol impacte directamente la escena y sea esta postura, y no las sombras, quienes sean captadas por la cámara.

· Limpiemos la sangre del animal y si es posible del entorno, dignifica tanto al animal como al cazador.

· Coloca la cabeza del animal de forma que no trascienda su fúnebre condición. Es mucho más estética una postura con la cabeza colocada recta y derecha, evitando que aparezca la lengua por los extremos.

· No es conveniente que el cazador se coloque justo detrás de la cabeza del animal. Es más estético colocarse ligeramente retrasado y más próximo a las patas traseras. Quienes miran la fotografía, tomarán así dos referencias importantes, el animal y el cazador. Colocado el cazador detrás del animal, permite mostrar la mitad superior de su cuerpo, que es siempre más plástico. No te olvides de salir en la foto sin el sombrero. El sombrero puesto genera sombras insalvables, amén del punto de elegancia y respeto que muchos cazadores tienen sobre la propia pieza.

· Si la pieza es pequeña, resulta muy favorecedor colocar el animal delante nuestro sujetándole la cabeza desde abajo con nuestra mano.

· Las fotos son mucho más contundentes artísticamente hablando, cuanto más abajo coloquemos la cámara.

· Es muy apropiado despejar y limpiar de hierbas, piedras y ramas la parte frontal de la fotografía.

· En los últimos años, se ha generado la poco estética costumbre de colocar arcos y flechas delante de la pieza abatida. Esto es más una necesidad comercial, una cortesía para con las marcas comerciales, pero nada aportan a una fotografía personal. Es cierto que la mayor parte de las fotografías obedecen a la necesidad de ser publicadas en prensa con fines más o menos promocionales del material. En cualquier caso es poco apropiado en una fotografía respetuosa y de recuerdo. Sujetar el arco con la mano de forma postrera, ó en una condición más informal es una mejor elección. Naturalmente es mucho menos elegante posar para la cámara pisando al animal con el pié o contado sobre él.

· Otra fea costumbre que degrada la expresión del propio animal es la de sujetarle por los cuernos. Esta postura afea al propio animal y hace perder valor visual al propio trofeo.

Tenemos que recordar que muchas de las personas que disfrutarán de nuestra colección de imágenes, puede que no sean aficionados a la caza, y que las imágenes sangrientas y poco decorosas ensombrecerán esos recuerdos ante sus ojos. Este es el momento de plasmar una visión lo más respetuosa y digna para con el animal. Es la más contundente forma de dignificar nuestra actividad.

TioJander