Hasta hace pocos años la escasa población de cazadores con arco peninsular, había dejado ya casi sin interés la publicación de artículos  en revistas de caza. Pero afortunadamente algo  ya está cambiando.

La práctica de esta modalidad ha venido asentándose, el número de cazadores que elegimos el arco es cada vez más alto. Ya no somos aquel típico y tópico cazador que tenía un arco, porque no podía tener un rifle y que cazaba ciervas, solo porque eran más baratas que cualquier otra pieza.  Hemos crecido en número y no me equivoco en pensar que también el concepto que tienen el resto de cazadores sobre nosotros ha cambiado radicalmente también.

Durante estos años  duros, he podido publicar algunos artículos en la prensa de papel,  en la prensa en formato digital y también  he participado en algunos programas de radio y de televisión.  Pero en los últimos años  lo que ha cambiado diametralmente  es la tipología del cazador medio que caza con arco aquí, en España, en la Península.

Por fin, la gente entiende que cazar con arco fue y es siempre, más cara que el  hacerlo con rifle. No se trata del número de jornadas necesarias para  conseguir un “ exitus lethalis “ que ya  dispararía  en mucho el coste. No lo es solo. Lo es también el precio de los equipos, los arcos, la ropa tan exigente que se necesita, etc. Además muchos propietarios de fincas, que antes miraban con recelo a pobretón arquero, ahora le miman, sabedores de que es tan exigente como el que más, tan experto como el que más y que paga…como el resto cuanto menos.  Esta es la clave del éxito.  Hace diez años participé en una charla de la que reviso hoy mis notas, y argumentaba yo entonces sobre este aspecto, pronosticando el despegue de la actividad solo cuando cambiara la tipología del arquero, como así ha sido.

 

Muchos gurúes “ fantoches”, presionaron - y lo siguen haciendo - al colectivo de arqueros con trastocados y trasnochados conceptos traídos de ultramar. Como si nuestros territorios en algo se parecieran a las inmensas zonas de caza de América o Australia. Pero al final las formas, los estilos y los conceptos han caído por su propio peso a lo que sería de esperar. Los guetos exclusivos en cotos de caza para arco, fueron un inmenso error, encasillar al arquero en grupos de pobretones que  “ aprovechaban” la caza de hembras y el resto de lances sobrantes fue otro error, mitificar al arco como herramienta de caza selectiva en zonas especiales ( es barato, da buena imagen política y cosas así, aun siendo desechada en la mayoría de oficinas de caza Americanas ) fue  también otro grandísimo error.

El cazador con arco es considerado por fin, otro cazador más. Peculiar, pero un cazador más. No es un ecologista con un arma de segundo nivel, que mata de forma “ light”.  El cazador con arco, es un factor económico, es un  “cliente “ tan especial y poderoso como cualquier otro cazador de “ pólvora “.

Hace años, uno de los actuales directivos federativos franceses, y buen amigo, me insistía en el gran error español de encapsular la caza con arco fuera del resto del colectivo cazador. En Francia el éxito les sobrevino cuando  los arqueros compartieron cotos y caza con el resto de cazadores. No pedían ventaja, no exigían zonas de exclusión, tampoco pedían precios extras, ni temporadas especiales. En muy poco tiempo los cazadores franceses pasaron de ver a los arqueros como  adversarios a verles como  compañeros de caza.     ¡ Aquí, aun no es siempre  así ¡. Y bueno sería preguntarnos, una y mil veces las razones.

 

La excusa de este post es la reciente publicación de dos interesantísimos artículos de dos buenos amigos, sobre caza con arco. Ambos muy bien trenzados, escritos de forma agradable y rigurosa a la vez, y en los que he tenido el honor y la gran suerte de poder  participa con modestísimas aportaciones que espero no hayan dañado mucho el resultado final

Moisés D. Boza escribe en la revista   “ Hunting in the world “  de Enero un artículo sobre puntas de caza para flecha fabricadas en Europa. Un estupendo material gráfico y unos test de material realmente sorprendente e impactante. Si tenéis ocasión leerlo, merece mucho la pena.

 Arcodos. Caza con arco y arquería tradicional

Salva Ramírez en el número de Febrero de la revista “ Trofeo ”, escribe un artículo sobre la colocación de la flecha.  Un escrito muy recomendable, francamente bien presentado y escrito. Hace algunos meses Salva me pidió le realizara unas láminas anatómicas para incluir en el escrito y, por suerte para mí, las ha incluido y trufan su  texto y comentarios, en lo que creo es un conjunto de mucho nivel. Es una gran motivación para mí, sacar los pinceles de nuevo, rebuscar en los libros de veterinaria y trabajar con las radiografías de jabalíes y ciervos. 

 Arcodos. Caza con arco y arquería tradicional

 

Felicidades y gracias a ambos.

www.arcodos.comEconomista, Licenciado CUNEF Consultor financieroFacebook – TioJander